Una turista argentina de 17 años, se quitó los lentes de VR y con lágrimas en los ojos abrazó a su papá y le dio las gracias porque no le permitió ir a conocer a ese hombre con quien ella charlaba en Internet, por fin entendía que su papá la estaba protegiendo y amando.